was added to your cart
Bienvenido a Sexycalia    Entrar / Crear cuenta   
 
91 2273232
¿Tienes alguna duda?
 
Los mejores precios
y stock real
 
Envíos Gratis* para compras >60 €.
 
Pedidos gestionados
en menos de 24h
 
Pagos 100% Seguros (Máxima seguridad)

ARNÉS PRIMER ENCUENTRO ANAL CON DILDO

Si nunca has probado el juego anal, es justo lo que necesitas para explorar el maravilloso mundo de la estimulación anal.Perfecto para la estimulación anal inicial, es pequeño y curvado lo cual facilita la penetración y llegar al punto óptimo con facilidad.

Más detalles

46,95 € ¡Oferta Online!

-10,00 €

56,95 €

La marca que fabrica "ARNÉS PRIMER ENCUENTRO ANAL CON DILDO" es Fetish
Click aquí para ver todos los productos de Fetish

ARNES THE PEGGER

Solías satisfacerlo con tu lengua o tus dedos, pero ahora quiere más... Dale a tu chico la satisfacción anal que anhela con este arnés de Edición Limitada 50 Sombras para él. Este delgado pene de gelatina tiene un tamaño perfecto para su primer encuentro anal, es decir, suficientemente pequeño para no intimidarlo, pero suficientemente grande para hacerle disfrutar. Además, tiene una curvatura que le permite alcanzar su punto P. El arnés ajustable con tiras y superficie suave, permanece en su lugar cuando el ambiente se calienta. Átate a la pasión y explora tus fantasías fetichistas.
Medidas: 12,5 cm. x 2 cm.

PEGGING.CAMBIO DE ROLES QUE LO CAMBIAN TODO

Si los juegos de roles te tiran, entonces presta mucha atención, porque esto no te va a dejar indiferente. ¿Has probado alguna vez el Pegging? A lo mejor te estás preguntando “¿qué coño es eso?” Lo que hay detrás de este término es un cambio de posiciones – en todos los sentidos – que además supone un trío. ¿Quién puede participar? Una mujer, su pareja (hombre o mujer) y... un dildo. Porque durante el dichoso Pegging, la mujer es la que penetra a su pareja de forma anal o vaginal, encima sin hacer uso de las manos. ¿Cómo es posible? Sea enganchando un dildo clásico a un arnés, sea usando un juguete erótico innovador, para parejas.

Con o sin arnés de por medio, lo cierto es que el Pegging es una experiencia intensa y electrizante que puede catapultar a las parejas deseosas de probar cosas nuevas a una dimensión del placer antes desconocida. Pero si quieres que todo vaya como la seda, habrá que seguir unos pasos muy sencillos.

Lo que hay que hacer siempre al probar una nueva práctica sexual es hablarlo clara y abiertamente con tu pareja, para saber desde el principio qué está permitido y qué no. Intenta ir sin prisas y observa cada reacción de tu pareja, por muy sutil que sea, para que puedas responder en seguida.Ábrete camino lentamente y asegúrate de que a l@s dos os gusta lo que está pasando en cada momento,desde las ternuras del preludio hasta el final incendiario.Por último,te recordamos que el dildo o el Arnés dan lo mejor de sí durante la penetración anal,pero es esencial echar cantidades generosas de lubricante.Muévete lentamente y con mucha delicadeza.Te lo agradecerán.

EL PEGGING ¿SABES LO QUÉ ES?

Pareja practicando el pegging

El pegging es una de las técnicas sexuales que cada vez se practican más. Esto puede deberse a que la ruptura con todo tipo de roles es característica de nuestros tiempos. Dicha técnica consiste en que, durante las relaciones sexuales, sea la mujer quien penetra al hombre, usando un arnés que lleva incluido un pene. De esta forma, sería la mujer quien dominaría al hombre durante el acto sexual. 

El pegging, cada vez más de modaPareja practicando el pegging con un arnés simple

El pegging, también conocido por «bend over boyfriend» o BOB es una práctica sexual, que aunque pueda parecer novedosa, no lo es. Existen referencias a este tipo de técnica sexual en el libro El almuerzo desnudo de Bourroughs, publicado en 1956. En los años setenta, en la película Myra Breckinridge la actriz Rachel Welch protagoniza una violenta escena de pegging. Y como ejemplo más reciente, encontramos la serie Shameless, donde, en la intimidad de Frank Gallagher se encuentra dicha práctica sexual.

Aunque el pegging esté teniendo una mayor visibilización ahora, hace mucho tiempo que se lleva a cabo. Pero, debido a en qué consiste, se ha practicado en secreto y se ha acotado dentro de un tipo de sexo prohibido.

La estigmatización del sexo anal en el hombre es un tema que da muchísimo de sí y en el que se podría ahondar muchísimo más. No obstante, en su relación con el pegging, entendemos que la imagen del hombre sumiso se relaciona con la homosexualidad y la poca hombría o virilidad. Nada más lejos de la realidad.

Entender el pegging

Para entender el pegging hay que desprenderse de convencionalismos sociales y tradiciones sexuales. Aunque pueda parecer que el sexo es la actividad donde podemos ser más libres, no lo es. Está plagada de directrices sociales y etiquetas, por lo que, ni en la parcela más íntima de nuestra vida podemos librarnos del juicio o prejuicio de los demás.

Si realmente queremos entender qué es el pegging, tenemos que dejar a un lado todo lo que creemos saber y conocer acerca del sexo. Tenemos que tirar esos pilares fundamentales sobre los cuales hemos construido nuestra idea de relación sexual y debemos tener la mente en blanco y abierta. Ya que, si no, no podremos procesar en qué consiste esta práctica y por qué hay parejas que la practican.

Algo que debe tenerse muy en cuenta es que una cosa es la condición sexual y otra muy diferente es el disfrute sexual. Que un hombre disfrute siendo penetrado analmente no implica que sea homosexual, y si una mujer disfruta penetrando a su pareja, no tiene por qué ser lesbiana. Simplemente, se trata de disfrutar en pareja, con confianza y llegando hasta donde ambas partes se encuentren cómodas.

Que los hombres disfruten de la penetración anal conseguirá abrir su mente, llevándoles a todo un nuevo mundo de sensaciones y experiencias que no conoce. Aportará mayor cantidad de posibilidades a la intimidad con su pareja y mejorará tanto su respeto, como su tolerancia en el ámbito personal.

Dentro de nuestras múltiples facetas, en Erotissimo tenemos como objetivo educar sexualmente a la sociedad y romper los tabúes y los prejuicios establecidos acerca del sexo. Por tanto, entendemos que el disfrute de cada persona es diferente y no a todos nos da el mismo placer mantener relaciones sexuales habituales.

Una nueva experiencia en pareja

Mediante el pegging ambos disfrutan y obtienen placer de diferentes formas.  Así, ella puede sentir el placer de forma psicológica, asumiendo el rol controlador y sintiéndose dominante ante el hombre. Mientras que el hombre quedaría plenamente satisfecho, ya que la penetración anal estimulará su próstata, obteniendo un placer muy intenso.

Hay varias formas de practicar el pegging y pueden usarse multitud de accesorios para ello. En primer lugar, la mujer puede utilizar un arnés simple, en el que solo se incluye un vibrador con el que penetrará a su pareja. Otra posibilidad es utilizar un arnés doble, que incluye un consolador vibratorio para introducirlo en la vagina y otro que le penetra a él, estimulando su punto P e intensificando el placer de ambos.

Una tercera opción sería la de que ambos disfrutaran del sexo anal. Así, la mujer penetraría al hombre con ayuda del arnés mientras que ella usaría un vibrador en su zona anal.

EL PUNTO CLAVE SON LOS PREELIMINARES

Hombre y mujer practicando el peggingOtra de las posibles posturas para practicar el pegging

Debemos destacar que para iniciarse en el mundo del pegging, es necesario llenarse de paciencia. Durante el acto, hay que preparar con mucho cuidado la zona anal, con una buena lubricación e introduciendo poco a poco los dedos para ir dilatando el orificio. También es importante lubricar el arnés, para que ayude a la penetración y no se realice de manera forzada.

Es recomendable que se dedique bastante tiempo a los preliminares, con diferentes juegos que os relajen, como caricias y masajes por la zona anal de él, para que se vaya dilatando suavemente.

La paciencia es esencial, ya que es normal que cueste conseguirlo al principio. Si hablamos de parejas heterosexuales, que no han practicado nunca esta técnica y siempre ha sido la mujer quien ha recibido la penetración, es lógico que cueste trabajo habituar al hombre a esta nueva situación. No hay que desesperar si al principio se dan dificultades, o incluso si no es posible conseguirlo en el primer intento. Es muy importante la confianza y la comprensión entre la pareja, y poco a poco ir creando el clímax perfecto para que ambos podáis disfrutar de una buena experiencia con el pegging.

Escribe tu opinión

Productos relacionados