Orgasmos Femeninos

¿Qué es un orgasmo?

El orgasmo es un reflejo físico, por lo general agradable, cuando los músculos que se tensan durante la excitación sexual y luego se relajan cuando el cuerpo vuelve a su estado pre-excitación. Durante la excitación sexual existe un aumento del flujo de sangre hacia los genitales, aumentando la tensión sanguínea en todo el cuerpo. El orgasmo invierte este proceso a través de una serie de contracciones rítmicas. Para las mujeres, las contracciones se producen en la parte inferior de la vagina, en el útero, el ano, y el suelo pélvico.

Aproximadamente el 10 por ciento de las mujeres también eyaculan fluido de la uretra en el orgasmo.

¿Qué se siente con un orgasmo?

Cada persona siente el orgasmo como una experiencia única, pero las experiencias comunes incluyen cambios en la respiración, sensación de calor, sudor, vibraciones por el cuerpo, alteración de la conciencia, o el impulso de gemir o gritar.

Durante el orgasmo, las endorfinas se liberan en el torrente sanguíneo y estos productos químicos que hacen que te sientas que te sientas feliz, vertiginoso, enrojecida, caliente o con sueño.

Algunas mujeres tienen orgasmos, pero no se dan cuenta. Se podría pensar que lo que están experimentando es demasiado leve para ser un orgasmo o que no se ajusta a su idea de lo que se debe sentir con un orgasmo. Puede ser importante centrarse en lo que usted siente, y darse cuenta de que esto puede o no puede coincidir con la experiencia de otra persona sobre el orgasmo.

¿Qué pasa si nunca he tenido un orgasmo?

En primer lugar, usted no está sola. Muchas mujeres – aproximadamente uno de cada tres – tienen problemas para alcanzar el orgasmo durante las relaciones sexuales en pareja. Esto es aún más común en mujeres jóvenes que apenas empiezan a explorar su cuerpo y tienen pocas relaciones sexuales. Conocer su propio cuerpo y preferencias para hacer el sexo más placentero, puede ayudarle a descubrir como obtener un orgasmo.

Si quiere experimentar el orgasmo, puede empezar por aprender con la estimulación táctil, probando que le dá más placer. En general, la masturbación es la ruta más directa a un orgasmo. La mayoría de las mujeres que alcanzan el orgasmo con una pareja, también han experimentado un orgasmo durante la masturbación. No hay una manera correcta o incorrecta de masturbarse. El cuerpo de cada mujer responde de manera diferente a la estimulación. Experimente con diferentes niveles y ritmos durante el toque y la presión es lo más sencillo. Experimente con la estimulación de su clítoris y la vagina con los dedos, con un vibrador o con un chorro de agua. Conocer su cuerpo, es la clave para convertirse en orgásmica.

También puede ser importante considerar si hay otros factores que podrían estar haciendo que sea más difícil para usted tener un orgasmo. La preocupación de que no tendrá un orgasmo, aunque tenga ganas, puede reprimir su respuesta sexual “bloquear” ya que el orgasmos no solo es genital sino también mental. Para algunas mujeres también puede influir en su preocupación el hecho de hablar con su pareja ya que sienten una presión adicional para conseguir el orgasmo. En este caso. un buen consejo es cocentrarse en el sentimiento y excitación genital, sensaciones físicas reales en lugar de pensamientos.

¿Cómo puedo alcanzar el orgasmo en pareja?

La mayoría de las mujeres experimentan el orgasmo mediante la estimulación del clítoris y no a través de la penetración vaginal. Así que si usted está teniendo dificultades para alcanzar el orgasmo con su pareja, intente la estimulación del clítoris durante, antes o después del coito vaginal o el sexo oral. La masturbación también puede ser un paso importante para aprender a ser orgásmica con su pareja. Una vez que hayas descubierto qué tipo de estimulación táctil y le gusta más, estará en mejores condiciones para dar a su pareja las instrucciones precisas…

El clítoris tiene un papel central en los sentimientos crecientes de la tensión sexual que llegan a su punto máximo en el orgasmo. Durante la excitación, el clítoris se hincha y cambia de posición. Los vasos sanguíneos de todo el área de la pelvis también se hinchan, causando congestión y creando una sensación de plenitud y sensibilidad sexual. Usted o su pareja puede estimular su clítoris de maneras diferentes – por el roce, la presión de succión del cuerpo, utilizando un vibrador. Aunque algunas mujeres tocarse el glande del clítoris para excitarse, para otros puede ser tan sensible que tocar directamente puede resultar incómodo o doloroso, incluso con lubricación. También poner énfasis directamente sobre el clítoris durante mucho tiempo puede provocar que las sensaciones placenteras desaparezcan.

Si le atrae el sexo oral, puede ser una de las maneras más eficaces para que las mujeres llegan al orgasmo. Hacer que su pareja utilice su boca y la lengua para estimular la vulva en general, y en particular el clítoris, puede ser muy excitante y puede ayudarla a llegar al orgasmo. La sensibilidad de la vulva y el clítoris se determinará por el tipo de estimulación oral le guste, no existe un método que funcione para todo el mundo y por eso estan importante que nuestra pareja aprenda y conozca merjor nuestro cuerpo y preferencias.

Su clítoris también puede ser estimulado durante el coito vaginal, cuando el clítoris se frota contra el hueso púbico de su pareja, puede ser más fácil tener el orgasmo si usted se sitúa encima (a caballo). Si se inclina hacia adelante y un poco hacia abajo, puede ayudarla a ponerse en la posición adecuada para experimentarlo. Usted o su pareja también puede estimular el clítoris con los dedos o con un vibrador durante el coito vaginal para ayudar a conseguir al orgasmo.

Para algunas mujeres, el tercio exterior de la vagina es muy sensible. Cuando esta área se estimula durante el coito o penetración vaginal, algunas mujeres experimentan el orgasmo sin estimulación del clítoris.

Algunos trucos que podrán ayudarla a alzanzar el orgasmo con su pareja:

-Céntrese en tocar, besar y acariciar entre sí para aumentar la excitación.
-Experimente con diferentes posiciones, en particular aquellos que estimulan el clítoris, y con la estimulación manual y oral de su vulva y el clítoris.
-Relájese y tome las cosas con calma, sin preocupaciones ni obsesiones.
-Hable con ellos sobre lo que le gusta y cómo le gusta tanto que le toquen.

¿Cómo puedo hablar con mi pareja sobre el orgasmo y el placer sexual?

Su pareja no puede leer su mente, por lo que es importante saber que es lo que le gusta y que no.  El orgasmo es más fácil a medida qeu se desarrolla  más el conocimiento de lo que es agradable para usted sexualmente, y como usted se sienta más cómodo diciendo a su pareja sobre lo que le gusta y no les gusta. Recuerde que su pareja, probablemente estará encantado de saber esto. El cuerpo de cada persona, la experiencia y las preferencias para el placer sexual son muy diferentes.

No hay ninguna razón por  la qué su pareja no pueda saber la mejor manera de ayudarla a tener un orgasmo. Decirle a su pareja lo que funciona para usted y lo que no, no significa criticar la forma de hacer el amor ni la habilidad en la cama de su pareja. Tener esta “conversación” puede ser tan simple como dar instrucciones con palabras durante el coito como “más”, “más lento”, “rápido”, “inferior” o “allí.” También puede tomar la mano de su pareja y mostrarle qué tipos de presión, ritmo y colocación le gustan a usted.

Usted y su pareja puede llevar a cabo una pequeña investigación conjuntamente. Aprender sobre el sexo juntos puede ser una manera no amenazante (y divertida) de abordar la cuestión.

¿Qué son los ejercicios Kegel?

Los ejercicios de Kegel fueron desarrollados por el Dr. Arnold Kegel para ayudar a las mujeres a fortalecer sus músculos pélvicos. Estos ejercicios pueden ayudar a aumentar la intensidad de sus orgasmos.

Cuando estás meando, aprieta los músculos para detener el flujo de orina durante unos cuatro segundos. A continuación, suelte los mismos músculos para permitir el flujo de la orina de nuevo. Estos son los músculos del suelo pélvico, que son los músculos que va a trabajar cuando usted hace los ejercicios de Kegel. Si desea comprobar y asegurarse de que está utilizando los músculos correctos, ponga un dedo o dos en la vagina. Apriete los músculos. Si usted siente presión en los dedos (aunque sólo sea un poco), entonces usted ha localizado los músculos correctos.

Contraiga los músculos pélvicos duro durante un segundo y luego suélterlos, diez veces seguidas. Repita este proceso entre cinco a diez veces al día. Se puede variar el ejercicio sosteniendo la contracción mientras cuenta hasta tres y luego soltarlo, haciendo presión durante más tiempo o más rápido, o una combinación.

Como con cualquier ejercicio, los resultados no serán inmediatos, pero con el tiempo (probablemente alrededor de 6-8 semanas) notará diferencia.

¿Qué pasa con vibradores u otros juguetes sexuales?

Algunas mujeres encuentran que los vibradores u otros juguetes sexuales pueden ser una buena herramienta para alcanzar el orgasmo. Puede utilizar vibradores o juguetes sexuales para la masturbación o durante el juego sexual con una pareja. Visite nuestra página de juguetes sexuales para obtener más información sobre los tipos de juguetes sexuales, consejos para su utilización de forma segura, y enlaces a otros recursos de información del juguete del sexo.

¿Son los orgasmos de los hombres y las mujeres iguales?

El proceso físico es en realidad bastante similar. Tanto para hombres como para mujeres, el orgasmo produce contracciones musculares rápidas, generalmente en el área genital y anal ya veces todo el cuerpo. Estas contracciones, en los órganos sexuales y reproductivos, los músculos del piso pélvico, y el ano se producen en los mismos intervalos (0,8 segundos), tanto para mujeres y hombres. Lo hombres tienen un promedio de entre cuatro a seis contracciones orgásmicas. El promedio de las mujeres es de seis a diez.

La eyaculación con orgasmo es mucho más común en hombres que en mujeres. La mayoría de las veces, un hombre tiene un orgasmo al mismo tiempo que eyacula, pero de vez en cuando los hombres tienen un orgasmo sin eyaculación, o eyacular sin tener un orgasmo. Alrededor del 10 por ciento de las mujeres eyaculan un fluido claro, sale a borbotones por la uretra durante la excitación sexual intensa o durante el orgasmo. Este líquido no es orina. En cambio, es muy parecido al fluido (encontrado en el semen) producida por la glándula de la próstata en hombres. En las mujeres este líquido proviene de las glándulas de Skene en la pared de la uretra.

Usted puede haber oído que se necesita mucho más tiempo para que las mujeres alcancen el orgasmo, esto no es del todo cierto. Durante la masturbación, las mujeres y los hombres llegan al orgasmo en cantidades muy similares de tiempo. En promedio, las mujeres alcanzan el orgasmo en un poco menos de cuatro minutos. Para los hombres el tiempo promedio es de entre dos y tres minutos. La diferencia en el tiempo que le toma a las mujeres y los hombres para alcanzar el orgasmo durante las relaciones sexuales vaginales, es mayor. En promedio, se tarda 10-20 minutos para que las mujeres alcancen el orgasmo. Los hombres llegan al orgasmo después de 7-14 minutos en general, pero un promedio de dos o tres minutos después del inicio del coito.

Fuente: Brown University – Female Orgasm